University of Toronto

G7 Information Centre
G20 Information Centre

Munk School of Global Affairs

G20: manteniendo el espíritu de cooperación

Felipe Calderón, présidente, Mexico
[English]

From "The G20 Cannes Summit 2011: A New Way Forward," edited by John Kirton and Madeline Koch,
published by Newsdesk Media Group and the G20 Research Group, 2011
To download a low-resolution pdf, click here.

Han pasado un poco más de tres años desde que el mundo estuvo al borde del colapso económico y financiero. La crisis mundial de 2008 llevó a los líderes del G20 a comprometerse a evitar una catástrofe económica mundial. A partir de entonces, el G20 se ha convertido en un foro amplio que incluye a las economías desarrolladas y emergentes de todas las regiones del mundo; y fomenta el alto grado de coordinación internacional que exige la economía global cada vez más compleja e interdependiente.

El plan de estímulo económico sin precedentes instrumentado por el G20 para atender la crisis de 2008 incluyó miles de millones de dólares que contribuyeron a a restablecer la confianza y la liquidez en los mercados financieros mundiales; evitar el desplome de la demanda mundial; salvar millones de empleos y sentar las bases para la recuperación mundial. El G20 creó un Marco para promover un crecimiento vigoroso, sostenible y equilibrado, así como un Proceso de Evaluación Mutua para supervisar y coordinar las políticas económicas nacionales con el fin de prevenir y corregir gradualmente los desequilibrios globales, acelerar la recuperación del empleo y, en general, propiciar un entorno macroeconómico que estimule una recuperación mundial.

El G20 también jugó un papel fundamental en la reforma del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional con objeto de reflejar mejor los cambios en la economía mundial. Las dotó de recursos suficientes para ayudar a los países que atraviesan dificultades económicas, y mejorar sus estructuras de gestión.

A pesar del éxito inicial del G20 en el establecimiento de las bases para la recuperación, los recientes acontecimientos han demostrado que el panorama económico mundial sigue siendo un reto. En varias naciones desarrolladas, los déficits públicos son elevados, mientras que las tasas de desempleo se mantienen en niveles extremadamente altos. Los mercados bursátiles han experimentado alta volatilidad desde principios de agosto, debido a las preocupaciones sobre el efecto de los problemas fiscales en las naciones desarrolladas en el sistema financiero internacional, particularmente en Europa. Las expectativas se han vuelto sombrías debido a los problemas que algunos líderes enfrentan en el diseño de soluciones fiables y efectivas para este reto.

Una vez más la economía mundial parece atravesar por un momento crítico. Existen un gran número de asuntos que los miembros del G20 deben atender a fin de evitar una nueva recesión que podría tener consecuencias duraderas:

Primero: debemos mantener el espíritu de unidad y solidaridad que llevó a la creación del proceso de líderes del G20. Debemos enfocarnos en nuestro propósito común para hacer frente a la situación actual y mantener, una vez más, nuestra visión original de cooperación mundial.

Segundo: tenemos que actuar urgentemente y con decisión, a través de una combinación precisa de las políticas fiscal, monetaria y cambiaria que restauren la confianza en los mercados financieros, mantengan la liquidez y promuevan el crecimiento.

En cuanto a la necesidad de consolidación fiscal, algunos países la necesitan de manera urgente, mientras que otros pueden seguir planes graduales de mediano o largo plazo, pero todos debemos reiterar nuestro compromiso con la sostenibilidad fiscal.

Respecto a los desequilibrios globales, los países con superávit necesitan estimular la expansión de la demanda interna a través de, entre otras cosas, la adopción de tipos de cambio totalmente flexibles, mientras que los países con déficit necesitan encontrar nuevas fuentes de crecimiento. Todos tenemos que mantener nuestras economías abiertas al comercio; promover la creación de empleo; mantener instituciones financieras sólidas y fiables, así como aplicar reformas estructurales. Pero, sobre todo, tenemos que confiar en los demás y cooperar a través de nuestro Marco para un Crecimiento Vigoroso y Equilibrado.

Estas acciones en el frente fiscal y de los desequilibrios tomarán tiempo para restaurar la confianza con miras a lograr la estabilidad en los mercados financieros.

Tercero: tenemos que explicar nuestros puntos de vista y nuestra estrategia, así como escuchar lo que la sociedad civil tiene que decir. Nuestras universidades, nuestras comunidades de negocios, nuestros jóvenes, nuestras organizaciones no gubernamentales, todos ellos tienen cosas interesantes que decir, propuestas creativas para avanzar, análisis de lo que hemos hecho hasta ahora y lo que podemos hacer. Lo mismo ocurre con todos los países fuera del G20, cuyas propuestas y puntos de vista tenemos que valorar y escuchar con atención.

Por todas estas razones debemos preparar el terreno para que la Cumbre del G20 en Francia, en noviembre próximo, sea un gran éxito. Tenemos que enviar un mensaje de unidad, tenemos que actuar y tenemos que escuchar. Francia ha propuesto una serie de importantes iniciativas y sobre esa base estamos trabajando juntos, estamos trabajando duro y vamos a alcanzar resultados en Cannes. Estoy seguro de que estamos a la altura del desafío.

El G20 ha demostrado su eficacia. Los actuales problemas mundiales exigen soluciones creativas e innovadoras. La gobernanza global supone hoy más interdependencia y colaboración, a nivel de igualdad, entre países en desarrollo y países desarrollados. El G20 tiene y debe seguir haciendo frente a algunos de los retos más urgentes de la recuperación mundial.

Como presidente del G20 en 2012, México dará la bienvenida a los países miembros en la séptima Cumbre en menos de cuatro años. La lucha por la manera de fomentar un crecimiento sólido, sostenible y equilibrado, seguirá siendo la máxima prioridad. Los retos para mejorar la cooperación económica internacional son muy importantes, pero México hará todo lo posible para promover una sólida y exitosa Cumbre del G20. Un exitoso G20 significa un crecimiento acelerado, lo que se traduce en empleos, oportunidades y bienestar. Esto es lo que necesitamos, y esto es en lo que vamos a trabajar con determinación.

[back to top]


This Information System is provided by the University of Toronto Library
and the G20 Research Group and G7 Research Group
at the University of Toronto.
   
Please send comments to:
g8@utoronto.ca
g20@utoronto.ca
This page was last updated September 19, 2016 .

All contents copyright © 2017. University of Toronto unless otherwise stated. All rights reserved.